Header Ads


6 de agosto: Transfiguración de Jesús y la Iluminación


La transfiguración de Jesús se celebra el 6 de agosto en la tradición católica. Es un evento narrado en los evangelios sinópticos según San Mateo, San Marcos​ y san Lucas, en el que el maestro Jesús se transfigura y se vuelve radiante en gloria divina sobre una montaña.
La palabra “transfiguración” proviene de las raíces latinas trans (“a través”) y figura (“forma, aspecto”). Por lo tanto, significa un cambio de forma o apariencia. Esto es lo que le sucedió a Jesús en este evento conocido como la Transfiguración: su apariencia cambió y se volvió gloriosa.

Según estos pasajes de la Biblia, Jesús y tres de sus apóstoles, Pedro, Santiago y Juan se dirigen a una montaña (Monte Tabor o Monte de la Transfiguración) a orar. En la montaña, Jesús empieza a brillar con rayos brillantes de luz, generalmente llamada «luz tabórica». 

Entonces los profetas Moisés y Elías aparecen al lado de él y habla con ellos. Luego Jesús es llamado "Hijo" por una voz en el cielo, que es Dios Padre. 

El hecho ocurre poco antes de que Jesús se enfrentase a la parte más fuerte de su misión: la cruxificción. Por tanto, la transfiguración alude a una especie de cambio de forma, no tanto en lo físico sino en lo espiritual. El proceso podría verse como el logro de iluminación (adquisición de entendimiento) del alma de Jesús respecto a lo que está por venir. 

Son varios los símbolos que indican la iluminación de JesúsEn primer lugar, el rostro de Jesucristo resplandece como el sol. En segundo lugar, los vestidos del Mesías se tornan blancos como la luz o tan blancos que ningún lavador los puede hacer tan blancos.

Destaca además el hecho de que aparecen dos personajes importantísimos del Antiguo Testamento: Moisés, que fue el dador de la Ley; y Elías representando al mayor de los profetas. Ellos están ahora hablando con Jesús, a pesar de haber muerto cientos de años atrás.

San Lucas pone particularmente de relieve el hecho de que Jesús se transfiguró mientras oraba: es una experiencia profunda de relación con el Padre durante una especie de retiro espiritual por Jesús vivido en un alto monte acompañado de sus predilectos Pedro, Santiago y Juan, los tres discípulos siempre presentes en los momentos de la manifestación divina del Maestro

Otro hecho significativo es que a los tres discípulos que asisten a la escena les dominaba el sueño: es la actitud de quien, aun siendo espectador de los prodigios divinos, no comprende. Solo la lucha contra el sopor que los asalta permite a Pedro, Santiago y Juan «ver» la gloria de Jesús.

Es así como la iluminación interior es la base de la transfiguración (cambio de forma). Esto significa que sin el cambio interno que la iluminación produce debido al contacto de la personalidad con el alma es difícil dominar los cuerpos inferiores y ser una persona distinta. Solo el entendimiento que da la iluminación permite realizar ese cambio. Pero ese cambio implica un proceso.

La transfiguración es una enseñanza y tecnología que está diseñada para llevarnos e identificarnos con nuestro origen lumínico y multidimensional, transformando  nuestros cuerpos de tercera dimensión en un cuerpo de luz, elevando nuestra frecuencia vibratoria y llevándonos a tener y sostener experiencias multidimensionales, conectados desde el amor, conectados siempre desde el corazón.

La luz está aquí para la integración de lo femenino como parte del todo. La integración es básica y primordial para la energía que hay en estos nuevos tiempos.

La transfiguración nos alinea con nuestra esencia primera, por lo tanto, todo nuestro ser  físico está al servicio y en coherencia con lo que nuestro corazón quiere crear. Entonces, todas  las decisiones y acciones que tomamos en nuestra vida están basadas en el amor y no en el temor.


Fuentes consultadas: https://www.jorgeherrerarogers.com/

No hay comentarios.