Header Ads


15 de agosto: Día de la asunción y la dormición de María



La asunción o dormición de María se celebra el 15 de agosto. El dogma católico, definido como tal en 1950, señala que María, en toda su persona: cuerpo y alma, se fue del plano físico.

Este dogma no encuentra relatos bíblicos que lo sustenten, sino que se basa en la tradición. Entre los Padres de la Iglesia, los primeros en referirse a la asunción son san Efrén y san Epifanio. A partir del siglo V se componen numerosos relatos apócrifos denominados Transitus Mariae u Obsequia Virginis, que narran la muerte de María y su posterior resurrección o asunción (según la tradición que sigan).

A partir del siglo VI se celebra tanto en Oriente como en Occidente como una fiesta mariana el 15 de agosto. Bajo diversos nombres (Dormitio, Assumptio, Transitus, Pausatio, Dies natalis) celebra la muerte de María o su asunción. 

El dogma no toca algunas cuestiones, como si la Virgen murió o no, y si la respuesta es afirmativa, si resucitó. Estas cuestiones han quedado a la libre aceptación y discusión de los fieles, sobre todo de los teólogos. Lo enseñado por Pío XII en la Constitución  “Munificentissimus Deus “ es “Que la Inmaculada Madre De Dios, siempre Virgen María, cumplido el curso de su vida terrestre, fue asunta en cuerpo y alma a la gloria celestial”.

Dentro de la libertad para aceptar que María muriera está una tradición muy metida en la creencia de los ortodoxos orientales.  

Hasta es muy visitada en Jerusalén la basílica de la Dormición de la Virgen que los bizantinos construyeron a comienzos del siglo V. En la cripta de la Basílica atendida por una comunidad de Benedictinos que forman la Abadía de la Dormición hay una venerada imagen que representa a la Virgen acostada,  con un mosaico en la cúpula que representa a Jesucristo que viene a llevar su alma.

El término Dormición expresa la creencia de que la Virgen murió sin sufrir, en un estado de paz espiritual. Esta creencia no se basa en ninguna base bíblica, pero es afirmada por cristianos ortodoxos Santa Tradición. Se da testimonio de que en algunos antiguos escritos apócrifos, pero ni la Iglesia ortodoxa ni otros cristianos consideran estos como poseedores de autoridad de las escrituras.

De acuerdo con la tradición posterior católica, María, después de haber pasado su vida después de Pentecostés en apoyo y servicio a la Iglesia naciente, estaba viviendo en la casa del apóstol Juan, en Jerusalén, cuando el arcángel Gabriel le reveló que su muerte tendría lugar tres días después. 

Los apóstoles, repartidos por todo el mundo, se dice que han sido transportados milagrosamente a estar a su lado cuando murió. La única excepción fue Tomás, que estaba predicando en la India. Se dice que han llegado en una nube por encima de su tumba exactamente tres días después de su muerte, y de haber visto a su cuerpo dejando al cielo. 

María había sido enterrada en Getsemaní, de acuerdo con su petición. Cuando os apóstoles llegaron a la tumba, su cuerpo se había ido, dejando una fragancia dulce. Este proceso de cambio de plano ocurre por la aceleración vibratoria, incompatible con el plano físico, que hace "desaparecer" los cuerpos más densos. 


Fuentes consultadas

No hay comentarios.