Header Ads


Géminis: entre el alma y la personalidad



Cada año, el Sol atraviesa la constelación de Géminis entre el 21 de mayo y el 20 de junio.  Este signo se conoce como el del pensamiento y la mente concreta. Regido por Mercurio, Dios del intelecto, en un aspecto superior se relaciona con la sabiduría. 


Estas dos vertientes se observan en el periplo de Hércules, al ser sometido a diferentes pruebas que lo alejan y retrasan de su camino, pero que le permiten obtener el conocimiento y las experiencias necesarias que dan sabiduría.

En consecuencia, este signo representa el trabajo activo del aspirante en el plano físico, el servicio, el cual es parte del proceso de unificación de alma y cuerpo, aunque antes debe haber un ciclo de pensamiento interior y anhelo místico; además de un esfuerzo tras la visión y un proceso subjetivo continuado. Veamos que nos enseña el trabajo que realiza el héroe mitológico en este signo.

Géminis es conocido como el signo de los gemelos, de la dualidad. En su recorrido por esta franja zodiacal, se cuenta el Mito de las manzanas de oro de las hespérides, una historia donde Hércules debió hacer un largo recorrido para buscar estas manzanas de oro, que eran resguardadas por tres doncellas. 




Cástor y Pólux  y el Cristo encarnado
    


En la mitología griega Castor y Pólux pelearon con otro par de gemelos. Castor que era mortal, pereció en la batalla y la pena de Pólux fue tan grande que imploró a su padre Zeus que le devolviera la vida de su hermano o que aceptara la suya a cambio. Zeus, conmovido, se compadeció y les permitió gozar alternativamente los dones de la vida, pasando un día bajo la tierra en el reino de Hades y el siguiente en el Olimpo celestial.

Como refuerzo simbólico al mito del trabajo de Hércules en Géminis, el signo de los gemelos está representado en el firmamento a través de las estrellas más brillantes de esta constelación: Cástor y Pólux, quienes ejemplifican el carácter dual del signo.

Los gemelos simbolizan, entonces, una experiencia cíclica de opuestos, ya que cuando son mortales deben probar la muerte y la oscuridad y cuando son divinos comparten los placeres de los dioses. 

Desde el esoterismo, los gemelos Cástor y Pólux son vistos como símbolos del hombre (microcosmos). Estas estrellas -también llamadas Apolo (soberano, Dios Sol) y Hércules (el que viene a trabajar)-  representan los 2 aspectos de la naturaleza del hombre: el alma y la personalidad, el hombre espiritual y el ser humano a través del cual esa entidad espiritual funciona: el Cristo encarnado, Dios trabajando a través de la forma. 

Cástor se consideraba mortal y Pólux inmortal. Cástor está disminuyendo en fulgor y Pólux está aumentando su brillo y eclipsando a su hermano. Como dijo Juan el Bautista acerca de Cristo:  "él debe crecer pero yo debo decrecer".  

Así tenemos a una de las constelaciones más significativas, porque ella sostiene ante el hombre, el pensamiento de la potencia creciente de la vida espiritual y del poder decreciente del yo personal. El crecimiento del hombre hacia la madurez y el gradualmente creciente control del alma, se revela en Géminis. 

Esto explica la frase y nota clave del signo: "Reconozco mi otro Yo, y al menguar ese yo, crezco y brillo".   


-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
fuentes consultadas: http://merche-rincndelsilencio.blogspot.com/  http://merche-rincndelsilencio.blogspot.com/    

No hay comentarios.