Header Ads


Finales y principios: Sobre cómo culminar el año

Por lo general, el mes de diciembre representa un momento de pausa, y más allá del hecho de que la mayoría de las personas se dedique a la compra compulsiva, a la bebida y a la fiesta, llega un momento en que la rutina que se venía llevando se detiene: la mayoría se concentra en hacer un balance del año que termina, en recordar viejos tiempos y en buscar predicciones para el nuevo año.
Siguiendo un poco esa tónica me puse a leer sobre las energías que se mueven entre 2017 y 2018, quizás buscando alguna explicación o "alguna luz", pero esta vez más que para asuntos personales lo hice para para entender y  sobrellevar -espiritual y energéticamente- los problemas colectivos (del país donde vivo y del mundo). Entre las lecturas me llamó la atención las explicaciones escritas en el blog Anclaje de luz, donde señalan lo siguiente:
Con bastante frecuencia, la forma en que terminamos un año influye mucho en cómo comenzamos el siguiente. Esto se aplica al colectivo y también se puede aplicar en un nivel muy personal. Si miramos hacia atrás a finales del 2016 en retrospectiva, teniendo en cuenta lo que estaba sucediendo en el mundo entonces, podemos rastrear muchos temas clave que han tenido el centro de atención en 2017.
[pullquote]Se aconseja de esta forma mirar el final del año como una especie de punto de elección.[/pullquote] Recomiendan entonces reflexionar acerca de los temas en lo que estábamos enfocados en la última parte del 2016: "¿Cuáles fueron sus desafíos? ¿Qué relaciones les estaban causando aflicción? Ahora mirando hacia atrás en ese momento en retrospectiva, ¿qué aprendieron que comenzó a ayudarlos con temas similares en el año 2017?  

Punto de elección de fin de año

Los puntos de elección los tenemos de forma continua durante todo un año, pero el de fin de año puede tener potenciales elevados para una transformación espiritual radical, y ello sucede si colocamos un enfoque consciente activo en nuestro progreso espiritual personal.
Durante un inventario personal de fin de año, nos podemos poner al día con nosotros mismos, reflexionando sobre lo bueno, lo malo y lo desconocido. Podemos hacer una visión ampliada de nuestros verdaderos potenciales, desde la perspectiva del espíritu. Como parte de eso podemos conectarnos con una sabiduría de lo que nos impide darnos cuenta de nuestros potenciales y qué ajustes en curso podemos hacer.
 

Fuera con lo viejo, ingresando hacia lo nuevo

Algunos consejos para acercarse a la contemplación de fin de año son los siguientes:
  1. Mientras consideran lo que ocurrió en el 2017 y tal vez lo que continúa sucediendo, esfuércense por estar positivos sobre el panorama general y concéntrense en todo lo bueno que puedan encontrar. Estar positivos mantiene la frecuencia elevada, lo que permite obtener más de lo que desean.
  2. Hagan algo de Feng Shui personal para determinar qué sucede con su estilo de vida que se ha vuelto obsoleto. Si algo no está prestando servicio para su mayor bien, inviten a la sabiduría de nuevas alternativas óptimas.
  3. Dénse permiso para decir que sí a lo que es bueno para ustedes y no a lo que no lo es. Después de todo, como un Hacedor de Cambios Divinos ustedes están al timón de su propia vida.
 

Cierre de ciclos

Quienes estén alineados con la nueva energía y hayan estado trabajando en sus procesos personales  - a pesar de que también pasan por este karma colectivo- verán más luz en sus vidas, independientemente del entorno que los rodea. Respecto a las energías del 2018 se habla del cierre de un ciclo y comienzo del otro. 

La mayoría de las canalizaciones hablan de que estos últimos años (más exactamente 7 años a partir del 2012) han representado un período de limpieza, donde todo lo feo, representado en la oscuridad que se ve en el mundo, sale a flote para ser transmutado y así pasar a un nuevo comienzo. 

He aquí lo que se dice en el sitio wikitarot.es: El pasado año, sin embargo,  ha dado fin a una etapa. El 2017 estuvo colmado de grandes crisis, fenómenos naturales extraños, y sobre todo, grandes conflictos económicos, políticos, sociales y religiosos. Estos acontecimientos marcan de gran manera el fin de una era. 

El nuevo año, en la astrología, será regido por el SOL, astro líder por sobre todos los demás del Universo, y además, estrella de la energía y la luz. El 2018, será el principio de un nuevo comienzo, en donde las energías del Universo comenzarán a armonizarse y entrar en sintonía, y que las almas del mismo consigan prosperar y alcanzar la máxima sabiduría y plenitud espiritual. 

Con el comienzo del nuevo año, el Universo ha dado un giro trascendental, que ha hecho que sus propias energías se renueven y comiencen a conspirar a favor de las almas del mundo.

El 2018 da inicio a un ciclo dotado de reflexión, sabiduría y búsqueda espiritual. Los sistemas comienzan a cambiar, y lo que antes causaba dolor y tristeza, comenzará a desaparecer. Es tiempo de salir en busca de armonía; es tiempo de que las personas comiencen a luchar por los sueños del Universo; es tiempo de valentía y fortaleza. Todos los sueños, anhelos, proyectos y emprendimientos que han estado dormidos en el corazón de los hombres durante largos periodos de tiempo, despertarán, para colmar al Universo de las mejores energías y el más sano poder. 

El estructuralismo y la miseria espiritual comenzará a desaparecer, ya que las energías empezarán a guiar a las almas por el camino de la búsqueda y la reflexión en su interior.
El 2018, además de sabiduría, reflexión y enormes cambios positivos, dará comienzo a una etapa en donde los valores, ya olvidados, y las buenas costumbres, volverán a florecer, y darán paso a un nuevo despertar.