Header Ads

CINTILLO

Cáncer: Hundiéndose en la materia

 

Astrológicamente el solsticio del 21 de junio marca el inicio del signo de Cáncer, fecha conocida como el cero grado de Cáncer y momento de importancia energética, tal como pasa con el inicio del cero grado de Aries el 21 de marzo, dado que de una fecha a la otra se ha completado una estación.

Uno de los  significados importantes del solsticio de Cáncer se ejemplifica en el accionar recomendado para estos próximos tres meses, relacionado con poner especial atención a los objetivos que nos hemos propuesto y buscar que se cumplan antes que se termine la estación (21 de septiembre). Ello se debe a que este período esotéricamente se relaciona con el el máximo esplendor de la materia, esto es, con el máximo esplendor del mundo físico dado que, desde la antiguedad, este solsticio tiene que ver con el nacimiento del sol físico.


Cosmológicamente, el solsticio boreal (verano para hemisferio norte e invierno para el hemisferio sur) es una época del año cuando el regreso del Sol al trópico de Cáncer representa el Nadir de la materia, el hundimiento más profundo del Ser en su Conciencia, para gradualmente despertar al camino espiritual.

 De ahí que se simbolice al signo con un cangrejo, y este a su vez se asocie con una concha que contiene todos los poderes fértiles de la vida. Es el germen, la semilla que contiene la latencia vital, el nacer del Ser a la vida en su despertar de conciencia.
 
"En este lapso de Cáncer tenemos la celebración de San Juan.  Juan, Iehohanan en hebreo, en latín Iano, la puerta solsticial.  En “San Juan”, la Puerta de los Hombres, tenemos encerrado este misterio de la Vida, el verdadero Nacimiento de la Conciencia desde el plano físico o material, cuyo camino comienza aquí para llegar al final a la siguiente puerta: “Ianua”, la puerta de los Dioses, cuando en el Solsticio Austral el Sol llega a su máximo de Conciencia sobre el Espíritu (21 de diciembre).    
 

 
El solsticio boreal en Cáncer simboliza entonces el nacer completo de la vida física como tal, opuesto a Capricornio, que es el Esplendor de la Vida en su estado espiritual.

Mientras en Capricornio la vida llega a su máximo de conciencia Espiritual ya despojada de la Materia, en Cáncer apenas está naciendo su Conciencia y encarnificada en la materia. Por tanto, es como la infancia, cuando recién nacemos, en plena blancura, mientras la vejez es tiempo de falta de vigor físico, pero de desarrollo del espíritu en la figura del clásico hombre sabio.

La puerta del hombre, hundimiento material




Según los astrónomos caldeos, y posteriormente los filósofos platónicos, Cáncer era considerada “la puerta de los hombres”, a través de la cual las almas descendían de los cielos para ocupar los cuerpos humanos y también todo lo que estuviera relacionado con la creación.

Su signo opuesto, Capricornio, representa “la puerta de los dioses”, donde las almas de los difuntos ascienden de vuelta a su lugar de origen: el cielo.

El Eje Cáncer-Capricornio es el eje del “Poder”. En Cáncer somos todo potencialidad, en Capricornio, consumación.

Cáncer es llamado también “ataúd”, “sepulcro” o “matriz”. Representa la muerte del Espíritu o la Matriz de la nueva consumación espiritual… Cáncer es llamado “la Puerta del Hombre”, ya que el Alma desciende a la Tierra a través de ella.

Capricornio es llamado “la Puerta de los Dioses”, porque a través de ella, el Alma vuelve a ascender al Cielo. En Capricornio nace el “Salvador del Mundo”, es la Puerta al Mundo Espiritual.

El cangrejo vive mitad en la tierra y mitad en el agua, es por tanto el símbolo del alma morando en un cuerpo físico, pero viviendo sobre todo en el agua, elemento emocional, sensible.

Cáncer corresponde al Sagrado Cangrejo Egipcio del Zodíaco del Templo de Déndera. La idea fundamental es que se alude a un animal protegido por una coraza, además de que la palabra “escarabajo” significa “renacimiento”, pues en el Egipto, el Escarabajo Sagrado simboliza el Alma. Según las creencias, las almas reencarnantes pasan por la Esfera de Cáncer antes de tomar cuerpo.

La Luna, que es la regente del signo,  es la madre de las formas, por ello Cáncer está dominado por la forma y ésta constituye un obstáculo. El cangrejo construye una casa y la lleva a cuestas todo el tiempo… Debido a ello, las personas del signo de cáncer son siempre conscientes de lo que han construido, y dada su extrema sensibilidad tienden a esconderse o escudarse.





 
Fuentes consultadas: http://esoterismo.innatia.com/  http://johannhussai.wordpress.com/  http://energiasenevolucion.blogspot.com/  http://merche-rincndelsilencio.blogspot.com/
       

No hay comentarios.