Header Ads

CINTILLO

Halloween, día de brujas: ¿invocamos luz u oscuridad?

invocamos luz u oscuridad
Halloween, como muchas de las celebraciones antiguas que la sociedad conserva, se festeja sin consciencia de qué es lo que se mueve detrás del velo material y cómo lo que se hace en tercera dimensión (3D) afecta a los planos sutiles, atrayendo luz u oscuridad.

En el transcurso del año solar, las estaciones y los signos zodiacales van marcando fechas importantes que la humanidad celebra. En la antiguedad, era habitual que en función de lo que se activaba en cada fecha  se realizaran rituales y prácticas que ayudasen sobrellevar las energías  movilizadas en el cielo y en la tierra (todos los planos) con cada estación, marcando el inicio, la plenitud o el cierre de etapas cósmicas, solares, terrestres o lunares.

En la actualidad, si bien se conservan muchas celebraciones a manera de moda, historia o como simple costumbre, el estilo de vida contemporáneo contribuye a la poca vinculación del hombre con los ciclos de la naturaleza y con las energías que circulan con cada estación, gracias a esos ciclos.
La tendencia antigua es que las celebraciones vinculadas a los solsticios y al comienzo de año marquen inicios y plenitudes, mientras las celebraciones de los equinoccios y de finales de año marquen el cierre de etapas.

Hay momentos de energía más yang (masculina, activa) y momentos de energía más yin (femenina, reactiva). En unos se trabaja para atraer la luz y en otros para alejar la oscuridad; en unos la energía que circunda es de luz y atracción, y en otros es de oscuridad y repulsión. 
Una de esas celebraciones de cierre de ciclos es  halloween o día de brujas, festejada el 31 de octubre y considerada por muchos como de poca luz, debido a muchas de las prácticas que se realizan, lo cual no significa que se trata de una celebración negativa, sino mal entendida. 

Halloween: el astral y la esencia escorpiana


Los días finales del mes de octubre y los principios de noviembre se destacan por la presencia de fechas resaltantes en los ritos de todas las culturas: halloween, el día de todos los santos y el día de los muertos, que se festejan el 31 de octubre, y el 1ro y 2 de noviembre, respectivamente.

La esencia de estos días está en el signo de Escorpio (23 de octubre al 22 de noviembre), asociado a los ciclos de muerte y renacimiento, así como al inframundo (bajo astral). No es casualidad que el regente del signo, planeta Plutón, tenga que ver con Hades -dios griego y morada de los muertos-  y que uno de los símbolos del signo sea el Ave Fénix (que renace de las cenizas).

Por ello, el trabajo en este signo implica "entender y enfrentar"  lo subterráneo, el plano astral,  las muertes simbólicas, y llevar luz a la oscuridad (sobre todo a la oscuridad interior), lo que es muy distinto a "festejar" la oscuridad. 

Escorpio -con su día de halloween, día de los santos y el día de los muertos- se halla justo a la mitad del camino entre el equinoccio de septiembre y el solsticio de diciembre. Se trata de una fecha intermedia entre la estación de verano y la estación de invierno, ligada desde la antiguedad al final de la temporada de cosechas, a la muerte que llegaba en forma de frío, y con ello la posible falta de alimento.


Se explica así la relación de la época que precede al invierno con la muerte y la resurrección, y con los finales de ciclos, pues al haber menos luz solar, disminuye el velo que separa el plano físico de los planos astrales. El momento es propicio para ser introspectivo, hacer revisiones internas y cerrar etapas.


Cabe esperar entonces, que en halloween las emanaciones del astral influyan más en el plano físico. Por eso es importante saber qué energías predominan y qué se puede hacer a nivel energético-espiritual.


Predominio de energías raja-tama


La tradición hindú da el nombre de "tama" a las energías discordantes, relacionadas con la negatividad, la inercia y la ignorancia, donde  predomina la holgazanería, la avaricia, el odio, la codicia, la envidia, el apego a los asuntos mundanales, etc. En tanto que el “raja” es el componente que proporciona el combustible a lo tamásico, es decir, lleva a la acción.

Según se explica en el sito de investigaciones espirituales Espiritual Science Research Foundation, las emanaciones raja-tama aumentan en el planeta por varias razones, entre ellas por fenómenos naturales como los eclipses y la luna llena; o por razones causadas por el hombre debido a sus emociones, formas de pensamiento, prácticas, rituales y acciones.

En consecuencia, las prácticas habituales de halloween tienden a incrementar la energía negativa proveniente del bajo astral. 


En la noche de Halloween, adultos y niños se visten como criaturas del inframundo (fantasmas, vampiros, zombis, brujas, duendes), encienden fogatas, y disfrutan de un gran espectáculo de fuegos artificiales. Las casas son decoradas con zapallos o nabos tallados con caras espeluznantes. Algunas de las decoraciones de jardín más populares son los farolillos hechos con una calabaza hueca y una vela dentro, los espantapájaros, las brujas, cadenas de luces de color naranja y morado, decoraciones con apariencia real de esqueletos, arañas, calabazas, momias, vampiros y otras criaturas monstruosas. Otras decoraciones mórbidas son lápidas y gárgolas de esponja.

El hábito no hace al monje, pero lo atrae

Hay quienes consideran que el hecho de disfrazarse, decorar y participar en una fiesta del día de brujas no atrae energía negativa, ni es una forma de invocar a entidades oscuras. Recuerdan un viejo refrán: "el hábito no hace al monje", queriendo decir que por el hecho de vestirse, por ejemplo, de diablo, no necesariamente lo invocas; ocurre igual del otro lado, vestirse de santo, no convierte en santo.

Sin embargo, la Ley de atracción señala que lo semejante atrae a lo semejante, siendo posible aumentar la energía tamásica en el planeta con el uso de disfraces y máscaras, con las decoraciones, y con las fiestas, lo cual da mayor potencia a los rituales, hechizos y prácticas de brujería que se realizan ese día. 

Donde existe el nombre y la forma de fantasmas (demonios, diablos, energías negativas, etc.) como en halloween, su energía negativa también está presente. Como la forma y el color de las decoraciones y disfraces utilizados en halloween son similares a la forma y color de los fantasmas, estos actúan como antenas (conductos de frecuencias similares) para atraer mucha energía negativa. 

La investigación espiritual ha revelado que la fiesta de halloween fue creada por energías negativas con el objetivo de generar y dispersar su energía negra negativa en la sociedad. Muy a menudo energías negativas como los fantasmas, demonios, etc. introducen pensamientos en la mente de las personas para dar inicio a tradiciones  impregnadas de Raja-Tama, de manera que puedan influir a través de ellas sobre la gente." 

En consecuencia, los componentes Raja-Tama en el ambiente se incrementan en un 30% en la noche del 31 de octubre. "Este es un aumento muy significativo y ocasiona un gran efecto adverso a nivel espiritual que dura 4 semanas. Luego, el efecto se reduce lentamente en un período de 6 meses.

Se indica que las personas que participan en las fiestas del día de brujas y que usan disfraces o máscaras son afectadas en más de un 30%, con probabilidad de recibir ataques psíquicos, ser afectadas o poseídas por desencarnados y entidades astrales.

La afectación aumenta exponencialmente si ya la persona está poseída o la energía que predomina en ella de forma habitual es tamásica. Esto explica porqué durante este tipo de celebraciones aumentan las tasas de criminalidad.

halloween afecta a todas las personas aumentando su carga negativa

Hasta quienes no participan se ven afectados entre un 10 y 20%, con efectos adversos hasta un mes después de la celebración. El dibujo siguiente (tomado de Espiritual Science Research Foundation)  ilustra los efectos de un disfraz en los cuerpos sutiles de una persona, percibidos de forma clarividente: 

efectos sutiles del uso de máscara de halloween


Qué hacer en halloween 

Para protegernos de los efectos adversos del aumento de los componentes Raja-Tama y de la actividad de fantasmas en lugares donde se celebra halloween, es importante que uno se concentre estrictamente en su práctica espiritual. 


quemar una lista de aquello que nos afecta
Particularmente, en el período de 1 a 2 días antes de halloween y al menos una semana después. También, es muy importante hacer oraciones constantes (con gratitud) para protegerse de los efectos adversos y para que la práctica espiritual suceda de manera óptima.

La esencia de halloween es la muerte vista desde una perspectiva espiritual, la muerte simbólica, que no es más que morir a una etapa para renacer a otra

Por tanto, la fecha es ideal para cerrar ciclos y alejar de nuestra vida lo que consideramos que no aporta nada a nuestro crecimiento espiritual mental o físico, viéndola al mejor estilo celta: “el inicio de una etapa llena de nuevas oportunidades”.

Si lo que se necesita es alejarse de situaciones tóxicas, un buen método consiste en hacer un listado con las cosas que consideramos deben irse para siempre. Después, a la medianoche, realizar una oración dando gracias a Dios, tirando la lista al fuego para que se queme ante nuestros ojos.
 

Fuentes: http://www.spiritualresearchfoundation.org/

No hay comentarios.