Header Ads


Tauro, el signo de la iluminación




El Sol atraviesa la constelación de Tauro desde el día 20 de abril hasta el 20 de mayo. El deseo, en su expresión inferior, está vinculado con la forma, en Tauro. La aspiración idealista, en su expresión más elevada, se logra también en Tauro. Por ello,  durante este período se festeja el Wesak, en el plenilunio taurino, fecha en la que confluye la celebración del nacimiento, el logro de la iluminación y la muerte de Buda.

Tauro es un símbolo de productividad y placer, porque en ese momento la naturaleza se encuentra en su etapa más voluptuosa y abundante. Por ello, la energía del toro es muy poderosa, especialmente en las tareas que requieran  resistencia, y en las metas que, por más difíciles que sean, seamos capaces de darle continuidad y llegar hasta el final, bajo la indoblegable fuerza del “querer” hacer las cosas. 

Este signo representa la tenacidad y perseverancia necesarias para la materialización de las fuerzas creativas que se plasman en la abundancia de las  formas materiales, las cuales están disponibles después de la iniciativa y el primer impulso vital, representados por Aries.

La energía taurina que se activa ahora  representa la conexión del zodiaco con la estrella Aldebarán y con constelaciones como la Osa Mayor y las Pléyades. Las energías que llegan de estos conjuntos de estrellas se relacionan con la luz, la voluntad, el propósito y la persistencia.



Resalta Bailey que el deseo material, el toro, ha de ser perseguido y dominado hasta que se pueda “cabalgar sobre él” y atravesar así las aguas de la pasión, sin peligro alguno, hasta llegar a la tierra firme. El toro, pues, ha de ser montado y conducido por el hombre, el espíritu.
...Este es un signo sintético, en el sentido de que expresa en el plano físico  un anhelo interno de cierta naturaleza definida, y lo hace porque su cualidad básica se manifiesta como deseo en la masa, y como voluntad o propósito dirigido en el discípulo o iniciado (humano espiritualizado). Además se exterioriza como testarudez en el hombre común, lo cual es literalmente una adhesión volitiva a los objetivos de la personalidad; o como voluntad inteligentemente expresada -actuando por el impulso del amor- en el hombre avanzado, significando adhesión al propósito del alma... ...Hasta que la humanidad no haya alcanzado o captado la naturaleza de la voluntad, no será comprendido el verdadero significado de la influencia taurina. Por esta razón, el hombre alcanza en Tauro el punto donde aparece la meta real o verdadera visión. El deseo, en su expresión inferior, está vinculado con la forma, en Tauro. La aspiración idealista, en su expresión más elevada, se logra también en Tauro."    

Tauro y la iluminación

Lo anterior aclara porqué durante este período se festeja el Wesak, en el plenilunio taurino, fecha en la que confluye la celebración del nacimiento, el logro de la iluminación y la muerte de Buda.


Y es que justamente para alcanzar la iluminación, el príncipe Siddarta Gautama debió comprender la naturaleza de los deseos humanos, para así enseñar la tarea de transmutarlos en luz, convirtiéndose así en el primer ser humano en alcanzar altos niveles espirituales. Por ello, Buda no es su nombre sino su rango. Buda significa el que domina el plano Búdico, literalmente el que se ha liberado, el Iluminado.

Por otra parte, en la mitología, el trabajo de Hércules en Tauro consistió en salvar al Toro Sagrado que era portador de luz. No en balde  es el signo que sigue a Aries y a la resurrección. En consecuencia, la energía crística, el fuego que penetra a través de Aries, debe materializarse en la forma en el período de Tauro.

¿De qué manera entonces ha llegado a ser Tauro el toro, el portador de la iluminación?  En Sabiduría Arcana se dice que el "ojo del toro" en Tauro, la magnífica estrella fija, Aldebarán, es una de las razones por las cuales se considera a esta constelación, como confiriendo iluminación...
"Tauro ha sido siempre relacionado con la luz y, por lo tanto, con el Cristo, quien se proclamaba a sí mismo como la luz del Mundo. La Luz, la iluminación y el sonido, como una expresión de la fuerza creativa: éstas son las tres ideas básicas relacionadas con esta constelación...
Por tanto, la consumación del trabajo que es emprendido en Tauro, y el resultado de la influencia taurina, es la exaltación de la materia y la subsecuente iluminación a través de su dominio.
La amplia lección que se debe aprender en este signo "es lograr la justa comprensión de la ley de la atracción y el justo uso y control de la materia, de manera que sea elevada al cielo, figuradamente hablando, para así emprender su correcta función: construir un medio de expresión y un campo de esfuerzo para el morador, Cristo o el alma."    


Qué hacer en tiempos de Tauro


La nota clave del signo es:
"Yo veo y cuando el ojo está abierto todo se ilumina"
" ¿Vemos? ¿Cómo vemos? Lo esencial es invisible a los ojos, nos decía Saint Exupèry, sólo puede verse con el corazón. Cuando vemos lo esencial todo es hermoso, agradable, apropiado. Se desvanecen las quejas, las comparaciones, las ansias de tener más, las rivalidades. Cuando vemos lo esencial comprendemos que hay un orden que todo lo determina para nuestro mayor bien, incluso lo desagradable es visto como benéfico.

El pasado doloroso puede ascender a un nuevo significado, comprendemos las lecciones, cambiamos. El presente que nos confronta, es vislumbrado como una invitación a crecer, sea a través del desapego, de la perseverancia, la aceptación u otra de las vías de transformación de las emociones.
Ver supone correcta dirección, un norte claro, y en términos humanos un norte claro es siempre espiritual. Tauro rige la atracción. El trabajo verdadero es comprender la ley de la atracción no en los términos parciales en los que la espiritualidad de consumo los plantea, sino en una comprensión real. Emplear el poder de la mente para tener, es seguir anclado al deseo. Dirigir la mente y las emociones hacia el bien mayor, saber para enseñar, tener para dar, ser para servir, sí es el camino del Buda.